Cosas indignas durante el confinamiento

Las ruedas de prensa con militares dando partes como si todos fuéramos soldados y la pandemia fuera una guerra. Aznar huyendo a Marbella. Felipe González lamentando que no le hayan consultado, elogiando a Almeida y atizando a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que llamó a aplaudir al ejército. El gobierno central usando la ruin politización de los cadáveres por parte del PP (principal recortador en materia de sanidad) para minimizar su responsabilidad, sin autocrítica ni disculpas. Vox hablando de golpes de Estado, saltándose el confinamiento, perdonando 400 millones de euros a la COPE y manipulando fotos con ataúdes. Los Pactos de la Moncloa (traición a la clase trabajadora) a la vuelta de la esquina. La impunidad de la monarquía y su corinnavirus, con el Congreso impidiendo por tercera vez la comisión investigadora a la institución (ahora no toca, según Echenique). Los balconazis delatores como en la época del franquismo. Los aplausos al defraudador Amancio Ortega, propuesto como premio Princesa de Asturias de la Concordia. Gente poniendo el himno español a imitación de italianos ignorando que su origen no es democrático.

Policías multando descaradamente para seguir haciendo rentable la ley mordaza y, en algunos casos, agrediendo a personas por ir a comprar. El desprecio a los expertos como Oriol Mitjà, la falta de recursos en Ifema. El Ministerio de Economía permitiendo a las empresas que cotizan en el IBEX-35 que reciban parte de los 10.000 millones repartidos por el ICO entre la banca para aminorar el impacto de la crisis en su negocio y repartir dividendos. Países europeos robándose material sanitario, Ayuso atribuyéndose una petición que hizo la Generalitat valenciana. Centralización y geolocalización por el móvil de todos los ciudadanos. 1,5 millones de cuentas bot creadas por la ultraderecha en Twitter, cifras de fallecidos mal calculadas deliberadamente, Mercadona despidiendo trabajadores mientras Juan Roig incrementa su fortuna, el relator del Consejo de Europa pidiendo liberar a los presos políticos entre la indiferencia de los tribunales españoles mientras el Supremo amenaza funcionarios para que no les dejen ir a casa, Girauta comparando a TVE con Goebbels, Abogados Cristianos querellándose contra el gobierno por omisión del deber de socorro y prevaricación.

La infanta Elena saliendo hasta el último momento acompañada por 20 escoltas (incluso se fue de cacería), un expediente sancionador de 60.000 euros a una red de apoyo mutuo que repartía comida a migrantes en Barcelona, los diputados andaluces de PP, PSOE, C’s y Vox negándose a rebajar su sueldo, un magistrado del Supremo hablando de una conspiración según la cual el gobierno y la UE ocultan el origen del virus, empresarios aprovechando la coyuntura para hacer ERTE’s y despidos masivos, UGT y CCOO pidiendo un esfuerzo a los trabajadores y aconsejando trabajar un poco más para compensar horas, el elenco de cuñadismos todólogos (Quique San Francisco, José Manuel Soto, Bertín Osborne, Salva Ballesta..), un reportero de Espejo Público (Nacho Abad) tosiendo sin protección ni autorización en Ifema, la cuota de autónomos de marzo no perdonada, la mezquindad de Iceta y Zaragoza, Maestre inventándose a Miguel Lacambra, Soto Ivars, Sardà u Guillem Martínez con sus rebuznos unionistas, ancianos muertos en residencias de Madrid cuyo empresa concesionaria es propiedad de Florentino Pérez, tests rápidos defectuosos devueltos tras comprobar el engaño de la venta, negativa jacobina a cerrar Madrid, cálculos no realistas de desconfinamiento, previsión de 56.000 muertos por parte de la Sociedad Española de Medicina Intensiva…

Comparte en redes sociales