Se cumplen 26 años del asesinato de Morroni y Facal por defender el derecho a asilo de los refugiados políticos vascos

Felipe González planeó la estrategia violenta y el ministro de Interior uruguayo acabó condecorado por Aznar

El 24 de agosto se cumplieron 26 años del asesinato en Montevideo de Fernando Morroni y Roberto Facal por haber defendido el derecho a asilo de los refugiados políticos vascos. Uruguay tenía un acuerdo con ellos: podían estar allí mientras no intervinieran en asuntos internos pero tras el fracaso de la negociación de Argel Felipe González y Vera pasaron a la mano dura. Además de pagar a policías uruguayos para vigilar a los vascos, el gobierno del PSOE acordó conceder un crédito millonario a Uruguay. Poco después llegarían las detenciones y mientras los interrogatorios iban a cargo de un comisario español, en la calle empezaba una larga lucha por el asilo político y contra la extradición que movilizaría durante dos años a la izquierda urugaya.

En agosto de 1994, los refugiados Josu Goitia, Luis Mari Lizarralde y Mikel Ibañez respondieron con una huelga de hambre y sed al riesgo inminente de extradición, fueron ingresados en el Hospital Filtro y una multitud se congregó allí por solidaridad. Tras una brutal represión, los refugiados vascos fueron extraditados a sangre y fuego y la policía uruguaya provocó cientos de heridos y las muertes de Facal y Morroni. El ministro de Interior uruguayo de aquella época, Angel Maria Gianola, fue condecorado en 2002 por el gobierno de Aznar.

Comparte en redes sociales